Amaba esa risa, esa que escuchaba cuando te reías de verdad, con tus ojitos chinitos maravillosos que casi ni se veían.
Viaje en Tinta (via viajeentinta)